MI AMOR… ¡QUÉ DETALLE!

Hace unas semanas atrás, mi marido –que había vuelto de un viaje– me dijo:

Una de las noches en el hotel me dediqué a leer detenidamente toda tu web y no se parece en nada a la que vi la primera vez.

Yo pregunté:

¿Qué cambios notaste?

Pues no sé…

Noté que todo iba hilando con sentido al pasar página por página y entendí mucho de lo que vienes hablando desde hace 2 años. Incluso vi esos pequeños detalles y me dije a mi mismo:

¡Mira qué chulo este botón! 

Yo no pude sentirme más orgullosa con sus palabras. 

Que sea él… 

Él, que viene de las “exactas”. 

Él, que me miró durante 2 años con cara de: «veo que tus labios se mueven pero no entiendo ni una palabra de lo que hablas…»

No te lo voy a negar, me sentí muy bien conmigo misma. 

Así que… 

Aquí estoy otra vez dándole a la tecla. Tomando como disparador de este nuevo post su pequeña-gran frase: «vi esos pequeños detalles».

En la semana del amor y el enamoramiento, hablaré justamente de eso que no se debe descuidar en ningún tipo de relación: los detalles.

Además, te mostraré por qué el micro copywriting puede ayudarte para crear un entorno «amoroso» que favorezca la venta de tu producto o servicio. 

Micro copywriting Gijón

Micro copy en marcapáginas

¿QUÉ ES Y POR QUÉ ES TODO UN DETALLE HACER MICRO COPYWRITING?

Ya hemos hablado de qué es y para qué sirve el copywriting –puedes ponerte al día aquí-.

El micro copywriting es aplicar la misma técnica –la técnica de la escritura persuasiva- en espacios reducidos. 

Son esos detalles que, aprovechados correctamente, marcan grandes diferencias. Es más, me atrevería a decir que el micro copywriting es la pareja de hecho del copywriting.

Aquí hay que demostrar creatividad e imaginación. Salir de lo típico y cotidiano.

¡Vamos! Debes divertirte. 

Te ejemplificaré con la celebración de San Valentín y seguro te quedará más claro. 

¿Sabías que el 75% de las personas regala bombones, flores y tarjetas para esta fecha? ¡Mira tú con qué pedazo de creatividad nos levantamos todos un 14 de febrero!

¿A ti no te parece que son muchas personas haciendo lo mismo?

Si quieres sorprender –y me refiero a sorprender de verdad– no debes hacer lo mismo.

No me malinterpretes. Es válido que seas tradicional al regalar algo. También es válido que te guste recibir flores o bombones. 

De los bombones paso, la verdad. 

Sin embargo, las flores me alegran el día. Creo que por eso valoro mucho cuando me regalan un ramo -yo ahí lo dejo– .

Dicho esto, añadiré dos cositas: 

  • Tienes 364 días y oportunidades para eso.
  • Si puedes hacer algo distinto al 75% de las personas, hazlo.

Y volviendo al micro copy…

Las relaciones personales no se diferencian mucho de las relaciones comerciales. Siguen siendo relaciones. 

Están compuestas por personas. 

Las mismas personas de San Valentin, Navidad, Reyes y el Día de la Madre. Fechas que, sabrás de sobra, movilizan mucho dinero (solamente en España, siete de cada diez «enamorados», gasta un promedio de 100€ en regalos).

Idénticas: personas de carne, hueso y –sobre todo– sentimientos. 

Por norma general se movilizan por las mismas emociones.

Por eso mismo, destacarse con pequeños detalles tendrá en tu cliente el mismo efecto que tiene con tu pareja, tu hijo/a o tu madre: enriquecerá la relación. Te acercará.  

¿DÓNDE PUEDE APLICARSE EL MICRO COPYWRITING?

¡PUFF! Donde lo imagines. En cualquier rincón donde puedas ser original y creativo.

Te daré algunos ejemplos de espacios para hacer micro copy…

En una página web:

  • Botones de CTA (call to action o llamada a la acción).
  • Formularios de suscripción o contacto.
  • Footer –la parte inferior de nuestra página web-.
  • Página de error 404.
  • Mensaje de políticas de cookies y de privacidad.
  • Mensajes instantáneos o ventanas pop up.
  • Página de agradecimiento.
  • Y si me apuras un poco… También en el menú.

En redes sociales

  • Portada.
  • Historias.
  • Estados.
  • Respuesta automáticas de mensajes.

Otros:

  • Regalos corporativos.
  • Tarjetas de visita.
  • Etiquetas.
  • Marcapáginas.
  • Folletería impresa.
  • Stand. 
  • Rotulaciones.
  • Etc. Etc. Etc.

¿Y en los escaparates?

También.

Si tienes un local físico, puedes aprovechar fechas especiales para salirte del «común denominador» y sacar a relucir tu lado creativo con pequeños textos que den realmente en la talla de dicha ocasión.

¡BASTA! Sí, basta en negrita y con mayúscula, de la palabra rebajas en rebajas.

Colocando la misma pegatina que el resto de los comerciantes no destacarás.

Seguramente, en algún rincón de este ciberespacio, un estudio realizado por alguna universidad súper prestigiosa debe haber revelado la fórmula secreta para destacar «más y mejor»  en temporada de promociones. 

Algo como…

«Aumentarás un 27,398% la atención de tus clientes usando determinado cartel, tipografía y color».

Y ahora todos hacen lo mismo.

Quizás el verdadero secreto sea obedecer un poco menos las fórmulas  y un poco más el sentido común.

No sé. Ahí lo dejo –otra vez-.

Y hablando de sentido común…

Recordé algo que mi amigo Coco siempre me decía:

«En los detalles de cada día está el éxito de la relación»

Cuando lo conocí ya tenía unos ochenta –y largos– años y había festejado con alegría y orgullo las bodas de oro junto a su mujer.

Por si no leíste bien, lo repito:

¡Alegría y orgullo!

¿Algo sabría Coco, no?

Bueno, lo que quiero decir con todo este rollo es que todas las relaciones necesitan ser mimadas. 

El micro copy te ayuda a mimar la relación con tu cliente .

En fin… Si por mí fuera me enrollaría más, pero tengo que atender mi tienda de textos.

Corto aquí dejándote dos recordatorios antes de irme:

En primer lugar aplica el micro copywriting en tu negocio. Y en segundo, si te sumas a la vorágine de San Valentín, por favor, sé original.

Puedes echarle el ojo a todos mis servicios aquí

Para micro copy también me apunto… 

El 98.7 % de los clientes que piden eso molan mogollón! No lo dice ningún estudio de universidad. 

Lo digo yo.

Micro copywriting Asturias

Micro copywriting: el lado amoroso de todo copywriter